13 ago. 2012

El litoral moañés acogió la elegante singladura de 17 embarcaciones añejas - Faro de Vigo

 ELENA M. - MOAÑA La brisa marina ayudó a que la ría de Vigo se tiñera de pequeñas velas blancas que ayudaron a realizar un viaje al pasado. Las naves añejas fueron ayer el centro de atención de bañistas y vecinos, que contemplaron desde diferentes puntos de Moaña cómo el viento acariciaba con suavidad los mástiles de las 17 embarcaciones tradicionales que participaron en el encuentro, promovido desde la asociación recreativa y cultural Sueste. El litoral de O Con revivió una época pasada, en la que la pesca tradicional formaba parte de la vida diaria del municipio y representaba el sustento de cientos de familias.
Las embarcaciones tradicionales desplegaron sus velas por la ría de Vigo.  // Carmen GiménezMientras que algunos amantes de la tradición soltaban amarres para iniciarse en un baile por las olas, decenas de curiosos contemplaban el movimiento de otras embarcaciones, que lucían con brío sus mejores galas. El viento no impidió que esta pasarela de belleza antigua salpicara de recuerdos pasados la costa. Aunque estaba previsto que participasen quince embarcaciones, dos patrones decidieron unirse al evento durante la mañana. "Fue una alegría ver que por sorpresa aparecieran otros participantes, cuantos más seamos, mejor para nosotros y también para los que están viendo", comenta un marinero antes de lanzarse al mar. Gracias a esta improvisada colaboración, la singladura fue más numerosa que el pasado verano.
Ningún bañista o caminante se quedó indiferente al contemplar el encuentro naviero con tintes añejos, que es el único que sobrevive en la ría de Vigo. Mientras algunos admiraban este desfile marinero desde tierra, los miembros de las tripulaciones aprovecharon los escasos rayos del sol para broncearse en un entorno paradisíaco.
Galeones, racú, dornas y botes polbeiros fueron algunos de los buques que más llamaron la atención de los transeúntes. Durante su estancia en el mar, los improvisados marineros recorrieron diferentes puntos emblemáticos de la villa, como el entorno de Samertolaméu o las cercanías del muelle de A Mosqueira. La ruta supo a poco a los amantes de la tradición, que procuran mantener a flote lo que fue una forma de vida y acabó por convertirse en una afición gracias a la que se mantienen vivos decenas de buques, auténticas joyas en madera.
Tras el espectáculo, las tripulaciones repusieron fuerzas en el astillero de la propia asociación y, acto seguido, volvieron a su medio favorito por excelencia: el mar. A pesar de que las condiciones meteorológicas no fueron del todo satisfactorias, los patrones no dudaron en salir a la ría para disfrutar de la combinación de blancas velas y mar, un recuerdo único del pasado.
Competición de nadadores
El mar continúa siendo el elemento protagonista durante la primera quincena de agosto. La travesía a nado do Fisgón atrajo ayer a más de un centenar de nadadores. En esta segunda edición Pablo Roi Balsa, Lucas Escáneo, Roberto Pazos, Sandra Presas, Nuria Mutilba y María José Marqués fueron los más rápidos.
Las actividades de la programación cultural promovida por el Concello "Sabores da Ría" afronta su recta final. Los buques de Nabia planifican sus últimas rutas para observar in situ la actividad mejillonera de la mano de auténticos profesionales. Además, cerca de 30 restaurantes y taperías del municipio ofertan suculentos platos de productos marinos para que vecinos y visitantes puedan comprobar la creatividad de los hosteleros moañeses.

Reibón acoge hoy la fiestas del marisco de la ría
La fiesta gastronómica "Sabores da Ría" llega hoy al CEIP Reibón de Moaña para poner a disposición de los usuarios las mejores delicias del mar. Vecinos y visitantes podrán degustar diferentes platos de alta calidad por un módico precio. Esta nueva alternativa culinaria nace para dar continuidad a la antigua "Festa do Naseiro", con la que se logró obtener muy buenos resultados. El marisco también es el protagonista de esta celebración, con la que se pretende homenajear a los profesionales que con su trabajo permiten que cientos de personas degusten productos exquisitos. Desde la organización esperan cosechar muy buenos resultados, al igual que en la pasada Festa do Mexilón.

La tripulación del "Andami" consigue el primer puesto del campeonato de Aferróns, que reunió a 32 pescadores
La competición de pesca es uno de los clásicos dentro de la agenda de "Sabores da Ría". Pintos y fanecas fueron las especies que más abundaron en la novena edición del campeonato de pesca deportiva de Aferróns, en el que resultó victorioso Carlos Juncal, marinero del buque "Andami". Este pescador reunió más de 17 kilos de captura, con un resultado de 140 puntos. En segundo lugar quedó la tripulación del barco "Maribelen", con 103 puntos y casi 13 kilos de captura, seguidos de cerca por el "Serena uno", que se clasificó como primero el año pasado y que obtuvo 100 puntos en esta ocasión.
Al igual que la pasada edición, el buen tiempo acompañó. Cabe destacar que la directiva del campeonato no solo valora la cantidad de capturas, sino también las especies. El choco, pulpo y lubina son mucho más valoradas que los múgeles o las fanecas. No obstante, en el cómputo general hubo una amplia variedad de pescados recién extraídos del mar.
Desde la asociación aseguran que no hay perdedores, por ello premian a todos los participantes con algún obsequio. Además, se hace un detalle especial a los participantes de mayor y menor edad. En la entrega de trofeos estuvieron presentes el alcalde de Moaña, José Fervenza, junto a otros miembros de la corporación local.
Tras las pertinentes pesadas, los participantes se reunieron para degustar algunos productos típicos de la gastronomía gallega, como mejillones, tortilla o empanada de choco.

8 ago. 2012

AD | Noticia | Disfrutar del mar a bordo de una embarcación tradicional

La pasión por las embarcaciones antiguas fue el motivo por el que nació la Asociación de Marineros Tradicionales en el año 1995.

La sede se encuentra en la playa del Adro de Bouzas, donde cuentan con un pequeño taller en el que reparan embarcaciones. Los primeros pasos dados fueron la reorganización del anclaje en la playa, que consistía en amarrar los barcos sin ninguna organización distribuidos por la orilla, hasta agruparlos en el muelle actual cedido por el Club de Yates de Bayona. Mantener estas embarcaciones supone un gran esfuerzo y trabajo, sobre todo en la temporada en la que no salen a navegar con tanta frecuencia como en verano.

Hace unas semanas la asociación se reunió con el ayuntamiento para hablar sobre un posible proyecto de bautismos de mar con niños, 'son muy difíciles los bautismos con niños, sobre todo por temas de seguridad, nosotros no tenemos chalecos tan pequeños' explica Moncho, presidente de la asociación.

De junio a septiembre, todos los miércoles se organizan salidas gratuitas en estas embarcaciones, como requisito básico la persona debe mostrar interés por conocer algo más de los barcos. A la vez pueden visitarse las embarcaciones en el pantalán de Bouzas, abierto los martes, jueves y fines de semana de 4 y media a 8 y media de la tarde.

La asociación tiene un convenio firmado con el ayuntamiento de Vigo, donde se hacen cargo de las embarcaciones creadas en un proyecto llamado Escuela Obradoiro Mar de Vigo, la formación está dirigida a la enseñanza de tres especialidades relacionadas con el mar, empleando técnicas tradicionales, que son la carpintería de Ribeira, la construcción naval en laminados de madera y actividades náuticas. El proyecto está destinado a jóvenes de entre 18 y 25 años en situación de demanda de empleo, priorizando a aquellos de niveles de formación más bajos.

A lo largo del año participan en diversas actividades: encuentros de embarcaciones tradicionales, en la procesión del Carmen, organizan concursos de pesca, hacen 2 o 3 salidas anuales con alumnos de centros de reinserción y limpieza del mar entre otras.

5 ago. 2012

Las dornas desafían a la lluvia en O Bao

http://www.farodevigo.es/portada-arousa/2012/08/05/dornas-desafian-lluvia-o-bao/671523.html

No fueron las mejores condiciones meteorológicas para la navegación, pero ninguna de las 35 dornas participantes en la tradicional regata de O Bao se amilanó. Durante algunos minutos la lluvia arreció y la ausencia de viento fue una constante durante prácticamente toda la regata, lo que obligó a disputar una prueba muy técnica en la que salió mejor parada la embarcación "Fuxe", de Amigos da Dorna Meca, que acabó cruzando en primera posición la línea de llegada. La de O Bao es una de las regatas más peculiares, ya que se parte desde tierra firme.
Las tripulaciones en O Bao tienen que aparejar las embarcaciones en la salida.  // Iñaki Abella A. G. - A ILLA Eran poco más de las 16,00 horas cuando se dio la salida a una de las pruebas de navegación tradicional más peculiares de cuantas se disputan en la ría de Arousa: la de O Bao en A Illa. Los tripulantes de las 35 dornas se precipitaron a sus respectivas embarcaciones mientras la lluvia arreciaba, ya que el secreto de esta regata reside en aparejar cuanto antes la dorna y enfilar el triángulo que deben realizar.
Sin embargo, la de ayer no fue una regata sencilla, ya que además de la persistente lluvia, que solo disminuyó su intensidad durante algunos instantes, la ausencia de viento también se hizo notar.
Este hecho convirtió la regata en una lucha técnica para aprovechar los escasos tres nudos que se llegaron a registrar como punta máxima de velocidad del viento.
Un ejemplo de las dificultades que atravesaron las embarcaciones para cubrir el recorrido fue cuando todas enfilaban la boya de barlovento navegando en bulina; todas se vieron obligadas a realizar un mínimo de diez cambios.
Precisamente en esa lucha por llegar a esa boya fue donde estuvo la clave de la regata, ya que la flota se dividió buscando la estrategia más correcta para llegar a la meta.
A quien le salió mejor esa estrategia fue a la embarcación "Fuxe", perteneciente a Amigos da Dorna Meca, que fue la primera en cruzar la línea de llegada tripulada por Brais y Manolo Parada.
La segunda en llegar a la playa de O Bao fue la Xarandeira, perteneciente a la asociación "Fasquía" de A Illa y tripulada por Odilo y Santi Mougán. Otra embarcación de O Grove, la "Faísca" consiguió la tercera plaza, mientras que la cuarta fue para "Nécora", de Braulio y Manolo Carterola, que cruzaron la línea de llegada antes de la "Pelijata", en la que participaban Pichón y Urraca.
El resto de las dornas fueron llegando a la línea de meta muy lentamente debido a la escasez de viento, pero con un elemento común: sus tripulantes totalmente empapados por la lluvia que apenas les abandonó durante la disputa de la prueba.
Carencia de instalaciones
La lluvia también fue un invitado de piedra en la ceremonia de entrega de premios, en la que además de los 70 participantes también se concentraron un importante número de personas que siguieron la prueba desde tierra. Eso les obligó a refugiarse a todos en el interior de la pequeña nave que tiene la Escola de Navegación Tradicional en O Bao, insuficiente a todas luces para albergar este tipo de actos. Precisamente, el director de la Escola, Salvador Allo, lamentaba ayer la situación en la que se encuentra la sede de la entidad, totalmente olvidada por parte de las administraciones competentes y "carente de un lugar en condiciones para celebrar este tipo de actos, que más que un evento deportivo, son también culturales".
Insiste Allo en que "todos echamos en falta la implicación de las administraciones en la recuperación de las embarcaciones tradicionales, lo que nos obliga a contar con unas instalaciones tercermundistas, una auténtica pena porque la navegación tradicional se ha convertido en uno de los escaparates que Galicia ofrece a otros puntos de Europa", algo que pudo verse recientemente en el viaje que integrantes de la Federación Galega pola Cultura Marítima e Fluvial realizaron a la concentración de barcos celebrada en la localidad francesa de Brest.
La regata de O Bao es una de las más importantes de cuantas se celebran en la ría de Arousa, junto a la Volta a A Illa. Esta última fue la primera prueba que se celebró.

1 ago. 2012

Estilo danés en la ría de Vigo - Faro de Vigo


La goleta hizo una parada en el Liceo para recoger a varios pasajeros antes de sucar la ría. // Jorge Santomé  Tras tres meses de puesta a punto, Merak Nautalia ya lleva buena parte del año ofreciendo viajes en la goleta danesa que adquirieron el año pasado y que data de 1928. Gabriel Mallo, patrón y propietario, empleó ayer el barco para un viaje a la Illa de San Simón, aunque cualquier particular puede alquilarla por un día. ADRIÁN AMOEDO - VIGO Corría el año 1928 cuando tuvo lugar la puesta de quillla de la goleta de Merak Nautalia en el astillero Frederikssund, situado en Dinamarca. Más de 80 años de historia perduran todavía en cada esquina del barco que explota la empresa viguesa desde que la adquirieron a finales del año pasado. Con 24 metros de eslora, este imponente navío reposa habitualmente en el Naútico de Vigo. Sin embargo, ayer surcó una vez más la ría para enrolarse en la Ruta Marítima "O Cabaleiro das Cunchas". "No realizamos toda la ruta, pero hoy llevaremos a varios pasajeros hasta la Illa de San Simón, que es el tramo que toca", indica Gabriel Mallo, patrón y propietario de Merak Nautalia. Desde el año 2003, Mallo ofrece a través de su empresa diversas actividades con los tres barcos más de los que dispone en su flota. Además de poder hacer prácticas homologadas para obtener la titulación naútica deportiva, también se pueden hacer cursos de vela, radar, pilotaje o de navegación de altura. Por otro lado, la otra oferta que pone Merak a disposición de los amantes del mar y la navegación es la de poder alquilar los barcos. "Por lo general, si el grupo es de 12 personas o menos utilizamos los barcos de 13, 15 y 16 metros. Aunque siempre se puede elegir", indica Gabriel. A lo largo de un día (más o menos desde las 10.00 hasta las 21.00 horas), un grupo de amigos puede surcar la ría para descubrir varios de los puntos clave. "Las navegaciones que solemos hacer son a las Illas Cíes, Nerga, Barra, San Simón y Baiona, en ese orden", explica Mallo, que añade que suele realizar "dos o tres salidas por semana". Tradición Uno de los muchos encantos que tiene viajar en la goleta de origen danés es poder revivir la navegación que se hacía a principios del siglo XX. Concebido como un bacaladero, llegó a formar parte también de la patrulla costera de su país hasta que pasó a manos de diversos compradores. Tras tres meses de restauración, en sus camarotes (antes bodega) hay espacio para que duerman 15 personas y dispone de cocina y baño completo. Además, en la zona de popa hay una pequeña barra para ofrecer un refrigerio a los clientes, que tan solo hace que se vayan más contentos. "Lo normal es que en Vigo la gente esté acostumbrada a los catamaranes, y ver un barco como este causa impresión. No dejan de sacarnos fotos cuando nos cruzamos con uno", indica Gabriel, simpático. Alquilar por un día esta hermosa goleta ronda los 1.400 euros, pero como indica Mallo, "el que lo hace es porque tiene ilusión de agradar a sus invitados". En la página web "www.meraknautica.com" hay más información sobre todas las aventuras y servicios que ofrece esta empresa viguesa.