17 dic. 2012

El Progreso - A carpintería cobre outras necesidades

Ché Ramón, sentado xunto a un motor mentres o seu pai sorrí, no peirao antigo de Viveiro. AMA
Ché Ramón, sentado xunto a un motor
 mentres o seu pai sorrí, no peirao antigo de Viveiro. AMA


A evolución da construción naval sitúa aos carpinteiros de ribeira a un paso da extinción. O celeirense Ché Ramón exerceu o oficio co seu pai, pero despois pasouse ao mobiliario doméstico porque lle gustaba máis.

OS TALLERES de carpintería de ribeira están en vías de extinción. O celeirense José Ramón Gómez Traveso, Ché Ramón, agora xubilado, é o testemuño vivo dunha profesión que vive os seus últimos compases. Con só 13 anos de idade iniciouse no oficio no taller que tiña o seu pai en Lavandeiras, que consistía nunha pequena nave, propiedade do Instituto Social da Mariña, onde gardaba as ferramentas necesarias para o traballo.

Ché Ramón, fillo de Alfredo Gómez, coñecido por O Xilgueiro, aprendeu o oficio ata os 15 anos, idade a partir da que xa facía traballos en solitario. Ao principio adoitaba traballar co pai e co irmán, pero o traballo empezou a escasear no municipio vivariense e provocou a marcha do proxenitor a Ferrol, onde emigrou tamén o seu irmán. Ambos traballaban no varadero da Graña, mentres o mozo permanecía en Celeiro.

As ranuras tapábanse con estopa e petróleo
Os carpinteiros de ribeira tiñan que calafatear os barcos para evitar que entrase auga polas ranuras que quedaban entre as táboas. Estas enchíanse de estopa (cáñamo), que se introducía cuns ferros, sobre os que se actuaba cuns martelos tipo mazo que tiñan uns cortes para reducir a molestia do ruído que facían, e fixábase con alcatrán (petróleo).

MEMORIA
As ferramentas dos carpinteiros de ribeira case desapareceron
A madeira encargábase con tempo, cortábase e deixábase secar algo antes de colocala nun barco

Nada ou moi pouco queda xa do traballo manual que facían os carpinteiros de ribeira, un oficio en vías de extinción igual que case desapareceron as ferramentas con que realizaban o seu traballo. O fillo de Ché Ramón ten no seu taller de Celeiro un expositor en que se exhiben as antigas serras, azuelas, cepillos de varios tipos -copeo, curvos...-, os ferros de machimbrar. a garlopa e o garlopín.

A madeira que se empregaba para a construción dos barcos había que encargala con tempo, cortala e deixala secar algo, aínda que ao ter como destino a auga do mar podía porse medio verde. Para as cuadernas utilizábase carballo e para bancear -cubrir o resto da superficie- colocábase táboa de piñeiro. «A madeira dura máis non mar pola sal e se logo a quitas e non lle fas un mantemento continuado, podrece».

5 dic. 2012

Conferencia sobre la recuperación del patrimonio marítimo - Faro de Vigo


Gustavo SantosConferencia sobre la recuperación del patrimonio marítimo - Faro de Vigo: "El patrón de la antigua embarcación "O Chasula", Isidro Mariño, participó ayer en una conferencia titulada "a recuperación de elementos patrimoniales marítimos, el efecto dinamizador del turismo cultural y medio ambiental", que se encuadra dentro de la VIII Semana do Mar que organiza la Asociación de Pescadores de Aguete Chirleu y el Grupo Cultural Ronsel de Seixo. Mariño destacó la importancia de recuperar a este tipo de embarcaciones tradicionales para diversas actividades, ya que "son las que llegan a la gente".

4 dic. 2012

El centro de interpretación de Moreiras ya expone medio millar de artículos de colección - Faro de Vigo


sTitular
MANUEL MÉNDEZ Las adquisiciones efectuadas por el Concello de O Grove, el empeño personal del alcalde Miguel Pérez -que en su anterior etapa como regidor quiso construirlo a toda costa- y, sobre todo, la colaboración y las cesiones realizadas por vecinos y empresarios, han servido para hacer realidad un Museo de la Pesca y la Salazón, en Punta Moreiras, que no es, ni mucho menos, una complejo vacío de contenido o carente de interés.

Este centro de interpretación y divulgación dispone de medio millar de elementos expositivos que vale la pena observar y conocer atentamente y que pueden considerarse casi como "de colección".

Son artículos que guardan relación con todo tipo de aspectos ligados al mar, a la industria transformadora, a la recolección de algas y, en definitiva, a todo lo que huele a pasado del pueblo grovense.

Junto a las viejas fábricas de salazón rehabilitadas y convertidas en museos por sí mismas, el Concello dispone de naves en las que exponer variadas piezas y así dar a conocer su patrimonio a vecinos y visitantes.

Y lo mejor de todo es que la Administración local quiere más y está dispuesta a seguir intensificando y mejorando tanto el continente como el contenido de este museo, aderezándolo todo con propuestas complementarias como la celebración de una fiesta de exaltación de la salazón -en septiembre de 2013-, la colaboración con el Acuario O Grove -situado a escasos metros- y, a medio o largo plazo, con la construcción del centro de interpretación de la carpintería de ribera de Galicia.

Motores marinos, hélices, cuadros de luces, ruedas de timón -tanto de hierro como de madera-, timones de dornas y de otras embarcaciones, un banco de carpintero, redes de todo tipo y para casi todas las especies marinas, anzuelos y aparejos usados en tiempos ancestrales o cepillos, salvavidas y mazos son algunos de los artículos que forman parte del inventario.
Pero en el Museo de la Salazón, situado en el incomparable marco de la ensenada de Moreiras y Meloxo, también pueden verse antiguas bañeras y escobas, latas de conserva cuyas marcas trasladan al visitante a tiempos ya olvidados, boyas y artículos de labranza que se usaban también, o se usan aún, en labores de marisqueo.

Los raños, trueles, raspas de percebe, viveros de camarón, bicheros y espejos usados por las mariscadoras cobran en este museo un significado especial, como sucede con las embarcaciones tradicionales expuestas, la prensa de algas y todos los artefactos necesarios para elaborar sardinas, jureles y otros productos a la vieja usanza, con la sal como gran protagonista

Incluso pueden verse antiguas nasas, salabardos, viejos trajes de marinero, carreteras, remos, sondas, collares de conchas y un largo etcétera de artículos que convierten al Museo de la Salazón en uno de los elementos más importantes de O Grove.