31 oct. 2014

Hallan en Valga un puerto romano

Hallan en Valga ONU puerto romano :


Los cuentos de viejas siempre merecen ser escuchados. A poco que se les preste atención, a poco que se separe un poco la paja, las historias que han ido pasando de generación en generación se convierten en una puerta hacia grandes descubrimientos. Eso es lo que ha pasado en Valga. A orillas del Ulla, en un rincón perdido de este ayuntamiento, un grupo de arqueólogos acaban de descubrir lo que, entre el siglo II antes de Cristo y el V después de Cristo, fue un pujante puerto comercial.
El descubrimiento llegó casi por casualidad. El alcalde de Valga oyó hablar, en uno de sus viajes, de la existencia de un documento que ubicaba en la parroquia de Santa Cristina de Campaña de un puerto fenicio. La novedad quedó registrada en la memoria del regidor, que acabó compartiéndola con un vecino de la zona, apasionado por estas historias de la historia. «Se está aquí, atopámolo», dicen que respondió Pepe. Y debe de ser verdad, porque fue él el que ayer recordó la anécdota en Agro de Xaz. Su búsqueda no tardó en llevarlo a este recóndito rincón de la ribera del Ulla, bautizado desde tiempos inmemoriales como «mercado dos mouros».

Y es que mercado, por lo que se ve, allí había. Y de los buenos. Según David Fernández, el arqueólogo que dirigió las primeras excavaciones en este lugar, Agro de Xaz es una auténtica mina arqueológica. Una simple investigación superficial daba cuenta de esa riqueza, ya que los fragmentos de cerámica y tejas se veían casi a simple vista.

Los trabajos

Así que allí, con una ayuda de 6.000 euros concedida por la Xunta, se realizaron unas excavaciones que permitieron descubrir un puerto. Eso sí, no es fenicio: es de época romana, y está datado -al menos inicialmente- entre los siglos II antes de Cristo y V después de Cristo. El puerto, y el poblado aledaño, fueron coetáneos, pues, de otros lugares arqueológicos como el de A Lanzada. Con este podrían existir muchos paralelismos aún por descubrir.

Pero para poder seguir destapando lo que el fértil y húmedo suelo de Agro de Xaz esconde, es necesario hallar primero recursos. El alcalde, que ayer visitó la zona en compañía del secretario xeral de Cultura, Anxo Lorenzo, explicó que ya se han iniciado los trámites para que este yacimiento pase a formar parte del Inventario de Bens Arqueolóxicos de la Xunta de Galicia. Tras este primer paso, se buscará su entrada en otro inventario: el de bienes patrimoniales. Paralelamente, el Concello ha solicitado que se inicie el expediente para lograr que Agro de Xaz sea catalogado como BIC. «É un proceso longo e complicado, que chega a durar anos», avanzaba Lorenzo. El alcalde, Bello Maneiro lo sabe. Pero en estos momentos, más que ver culminado el expediente, lo que le interesa al gobierno local es la apertura del expediente para poder optar a las ayudas que el Ministerio de Fomento concede cada año con cargo al 1 % cultural.

Mientras no llegan esos fondos, las pequeñas catas abiertas en el suelo volverán a taparse. Hasta que llegue su hora.

El yacimiento será incluído en el inventario de Bens de interese arqueolóxico

El Concello iniciará el expediente del BIC para optar a nuevas ayudas

Sálvora se convierte en reserva de la amenazada raza caballar gallega

Sálvora se convierte en reserva de la amenazada raza caballar gallega:

Los caballos de pura raza gallega ya tienen su propio paraíso, la isla de Sálvora, que conserva en sus 190 hectáreas un legendario pasado de cría de ganado porcino, caballar, asnal y mular, y una no menos admirable historia de heroísmo, el mostrado por sus habitantes el 2 de enero de 1921, cuando no dudaron en retar a un temporal para hacerse al mar en sus dornas para ayudar a los náufragos del buque Santa Isabel, que se hundió en sus costas. Ahora, la emblemática isla de Ribeira, perteneciente al Parque Nacional das Illas Atlánticas, se ha convertido en reserva de la amenazada raza autóctona caballar. A finales de septiembre, la Asociación Equina de Galicia y la Asociación Pura Raza Cabalo Galego vieron hecho realidad un sueño perseguido durante diecisiete años.

Hasta hace un mes, en la isla tenían su hogar nueve caballos mestizos con serios problemas debidos a la consanguinidad. Un grupo formado por 35 personas, entre ganaderos y miembros del Parque Nacional das Illas Atlánticas, realizaron junto a la playa del muelle el curro más singular de la historia para sacar a esos ejemplares de la isla y convertir en nuevos habitantes a cuatro yeguas y a un semental, todos ellos registrados en el libro genealógico de razas y en cuya selección colaboró la Asociación Cabalo Galego.

Las entidades promotoras de la iniciativa dicen que además de lograr un hábitat adecuado para la supervivencia de una especie amenazada, los caballos también contribuirán beneficiosamente a la isla colaborando en la conservación de su biodiversidad y en la conservación del paisaje.

Control del sotobosque

Uno de los integrantes de las asociaciones que participan en esta experiencia pionera, Xacobo Pérez, definía a los equinos como «bombeiros voluntarios» porque al alimentarse de masa arbustiva ayudan al control del sotobosque.

Aunque lejos de tierra, los cinco ejemplares están perfectamente localizados mediante unos collares equipados con un dispositivo GPS controlado mediante satélite. Cada seis horas se supervisa la actividad de la manada para conocer sus costumbres. Xacobo Pérez explica que la mayor parte del tiempo la pasan en la playa de Lagos, una de las de la isla, y por ahora no se han acercado ni a la zona del faro ni al bosque de eucaliptos que hay en el espacio protegido.

Las asociaciones caballares están a la espera de la firma de un convenio con la Xunta, ya que cada dos años será preciso cambiar al semental para que no se cruce con sus hijos y, anualmente, efectuar un curro para retirar a los potros machos y dejar únicamente a las hembras que cumplan los parámetros de la raza.